________________________________

 ____________________________

___________________________

___________________________

__________________________

__________________________

____________________________________

____________________________________

sábado, 16 de febrero de 2013

ANUNCIAN PLAN DE LUCHA DE LAS ENTIDADES RURALISTAS

data imagen

La Mesa de Enlace ultima detalles para un paro nacional en marzo o abril

Unos 2000 productores estuvieron en Pehuajó junto con los cuatro presidentes de las entidades rurales. Allí blanquearon la estrategia de llevar a cabo un plan de lucha en protesta contra las políticas del Gobierno en uno o dos meses. Primero realizarán una ronda de asambleas para tantear el humor del sector. Las frases más picantes.  

    
La Politica Online  |
Ver más imágenes
Ante la presencia de entre 1500 y 2000 productores, los máximos dirigentes de las cuatro entidades rurales –nucleadas en la Mesa de Enlace- encabezaron durante buena parte de la jornada de este viernes una asamblea en la localidad bonaerense de Pehuajó. 

Si bien en dicho encuentro no se definió un plan nacional de protestas rurales, tal como algunos preveían, la asamblea sirvió para comenzar a analizar la posibilidad de llevar a cabo medidas de fuerza para los meses de marzo y/o abril. 

Además, los dirigentes rurales determinaron el estado de alerta permanente y aseguraron que continuarán en las próximas semanas las asambleas en las principales provincias del país con el objetivo de "medir el estado de ánimo de los productores". 


Lo concreto es que, según pudo saber La Política Online con fuentes que participaron del encuentro, lo más probable que una vez que finalice la ronda de asambleas, los dirigentes determinarán oficialmente los pasos a seguir. 

El encargado de hacer pública la propuesta de realizar un paro general de actividades fue el vicepresidente de Federación Agraria (FAA) Julio Currás. "Estamos coordinando para ir a un gran paro nacional en marzo o abril", reconoció el federado. 

Enseguida, el presidente de la entidad centenaria, Eduardo Buzzi, lanzó el primer dardo: "Que el Gobierno se deje de hablar pelotudeces; llegó el momento que el campo se haga escuchar", disparó el dirigente más polémico de la Mesa de Enlace. 

Otro de los dirigentes que estuvo picante fue el titular de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) Rubén Ferrero. "No nos van a hacer callar, debemos estar unidos. Es el momento de pensar las medidas que llevaremos adelante", señaló. 

Al encuentro asistieron principalmente productores de la provincia de Buenos Aires nucleados en Carbap, aunque también se supo de la presencia, aunque en menor medida, de empresarios agrícolas de La Pampa, Córdoba y Santa Fe. 

El presidente de la Sociedad Rural (SRA) Luis Miguel Etchevehere fue uno de los protagonistas centrales de la asamblea. Cuando le tocó hablar hizo referencia a las últimas medidas que tomó el Gobierno y le mandó una advertencia al kirchnerismo. 

"Todo tiene un límite. Los productores agropecuarios tenemos límites. Estamos acá, en Pehuajó, para escuchar a la gente de campo y evaluar las acciones futuras teniendo en cuenta las constantes agresiones que recibe el campo por parte del Gobierno", apuntó.

En tanto, a su estilo, el presidente de Coninagro, Carlos Garetto, fue el más light de los cuatro dirigentes, aunque sí se lo notó molesto dado que la semana pasada fue uno de los productores convocados por la AFIP para que declaren sus existencias de soja.

"Solo pedimos que no nos pongan trabas para realizar nuestra tarea, comercializar nuestros productos", dijo Garetto, y agregó que "a este Gobierno le quedan tres años de mandato, así que le quedan también tres cosechas". 

Al inicio de la asamblea se lo pudo ver al diputado Francisco de Narváez, quien estuvo acompañado por un grupo de colaboradores. También estuvieron en Pehuajó algunos de los agrodiputados (Juan Casañas, Jorge Srodek y Lucio Aspiazú, entre otros). 

Así las cosas, los productores que estuvieron presentes se fueron conformes y remarcaron que este encuentro fue el primero de una serie de asambleas que se desarrollarán con la esperanza de que se defina un plan de lucha.