________________________________

 ____________________________

___________________________

___________________________

__________________________

__________________________

____________________________________

____________________________________

lunes, 26 de mayo de 2014

"SI EL GOBIERNO CHINO OPERA EN NUESTRO PAIS, ¿COMO NO LO HACE EL GOBIERNO NACIONAL Y PROVINCIAL?




UN PROYECTO INTEGRAL Y AMBICIOSO: FLOTA MARITIMA DE BANDERA NACIONAL, ORGANISMO SUPRACONSORCIOS Y ALIENTO A PEQUEÑOS Y MEDIANOS PRODUCTORES.

Los barcos, los puertos y los granos, según Mariotto
Domingo 25 de Mayo de 2014
Por  Eduardo Anguita
eanguita@miradasalsur.com

El vicegobernador bonaerense Gabriel Mariotto es uno de los nombres en danza para pelear la gobernación en 2015. A nadie escapan las diferencias que surgieron entre él y Daniel Scioli al principio de la gestión. Tampoco es un secreto el buen diálogo que tienen ambos en la actualidad. Días pasados, en una larga entrevista que Oscar González Oro en Radio La Red, Mariotto llevó el diálogo a sus propuestas de cara a las necesidades de esa provincia, el distrito más grande de la Argentina, con una generación de riqueza agropecuaria que podría aprovecharse mucho más para los recursos fiscales y para los pequeños y medianos productores. Mariotto está por presentar una serie de propuestas legislativas que van en esa dirección.

En primer lugar lo que se llama Reserva de carga, apoyado en un viejo decreto de 1973 que aún tiene vigencia (el 20.447) pero que no está en vigencia por la ausencia de una flota de bandera. Propone una ley (nacional) que garantice el 50% de la carga para buques de empresas argentinas. Su implementación permitiría que, a través del crédito o la inversión directa –como ocurrió con la flota de combustibles, por decisión de Néstor Kirchner– encontrar capitales nacionales que apuesten a la construcción de buques. Para reconstruir una flota se puede alquilar o comprar embarcaciones, al tiempo que se reactiva la construcción en astilleros argentinos. Esto es, fomentar el tráfico fluvial y marítimo de buques de bandera, garantizar el mercado a los armadores y generar puestos de trabajo.

Como complemento, propone una ley provincial en espejo a la nacional, con beneficios fiscales. "La financiación de este desarrollo –sostiene Mariotto– es factible a través del ahorro que significa la contratación de nuestros propios fletes, con la ventaja indirecta de la creación de puestos de trabajo en una industria en la que Argentina ha sido protagonista. Delineada esta política, los puertos de la provincia podrían aportar a la Reserva de carga nacional una preferencia de carga provincial. Conviene recordar a Manuel Belgrano cuando decía: "Una Nación no puede ser digna de ser tratada como tal, si no transporta en buques de su bandera el producto de su trabajo".

Una segunda propuesta es la creación de un organismo de control de los puertos bonaerenses. Cabe recordar que hoy los puertos se encuentran bajo la administración de consorcios privados. Ese organismo puede planificar la actividad portuaria provincial y fomentar políticas estratégicas a favor de los intereses del estado provincial, los productores y trabajadores del sector para sortear las dificultades que, por cuestiones burocráticas estructurales, impiden tener un verdadero poder de decisión sobre las políticas locales y de conjunto.

Hoy cinco puertos de la provincia de Buenos Aires son administrados por consorcios, que tienen un formato dado por ley (Bahía Blanca y Quequén) o decreto (Mar del Plata, San Pedro y La Plata) con la presidencia de un representante del Estado Provincial y un directorio conformado por miembros de los diferentes sectores económicos de la actividad . El presidente es acompañado por un representante del municipio donde está localizado el puerto, dos representantes gremiales y cinco representantes de las corporaciones. En el mejor de los casos contando con el acompañamiento del representante municipal y los dos gremiales toda votación termina cuatro a cinco.

"El resultado de este formato –dice Mariotto– es que la administración portuaria atiende a los intereses de las partes, porque aun cuando su presidente sea un patriota, el resultado de un directorio cartelizado termina votando siempre según sus intereses y sus negocios. La falta de transparencia que resulta de este formato salta a la vista en todas las actividades". Uno de los temas claves es la política de dragado y los costos que tienen.

La propuesta del vicegobernador es crear una entidad supraconsorcio que controle y planifique estratégicamente la política portuaria, para de esta forma facilitar la exportación de nuestros productores y los consecuentes beneficios y utilidades que reportaría a todos los productores y a la provincia toda.

En línea con esta línea de pensamiento, Mariotto impulsa la creación de una empresa mixta provincial para crear una empresa integrada por el Estado, las asociaciones agropecuarias, los pequeños y medianos productores así como el Banco de la Provincia de Buenos Aires destinada a la comercialización de la producción rural. Hoy el mercado de cereales y oleaginosas opera el 57% de su volumen producido en el Mercado de Futuros (Bolsa de Cereales de Rosario / Mercado Abierto a Término de Buenos Aires).

"Es allí donde está el verdadero potencial de este negocio, ya que los diferenciales por operar a término en la compra permiten ampliar los márgenes de ganancias para los operadores. Esto le permitiría a la provincia operar en el mercado sin tensiones políticas, ampliar los márgenes de ganancia y combinarlo con la operatoria de cooperativas de productores."

Mariotto cita como ejemplo cómo opera China, que adquirió directamente el 51% de las acciones de dos compañías cerealeras, Nidera Argentina y Noble. "Si el gobierno chino opera en nuestro país, ¿cómo es que no lo hacen el gobierno nacional y el provincial? Los chinos sí entendieron el asunto." En cuanto al financiamiento, puede hacerse a través de la emisión de Obligaciones Negociables y de inversores o mediante una línea de redescuento directo del Banco Provincia.

Por último, Mariotto lanzará una ley de fomento de la producción a pequeños y medianos productores para la compra de fertilizantes y combustibles ampliando la tarjeta Procampo, con el fin de facilitar la siembra y cosecha a través del acceso al crédito con la idea de alentar la diversificación en la producción agrícola y otorgar independencia a los productores de las grandes concentradoras.

SUR.INFONEWS.COM



No hay comentarios:

Publicar un comentario