________________________________

 ____________________________

___________________________

___________________________

__________________________

__________________________

____________________________________

____________________________________

jueves, 10 de abril de 2014

ROBO DE SOJA, SE INICIA EL JUICIO



Se inició juicio por robo de soja

Luis Alberto Correa y Fernando Daniel Soler prestaron declaración ayer a la mañana ante el juez de audiencia Alfredo Alonso, en los tribunales piquenses, en el marco de la primera jornada del debate oral y público en el que se los juzga por el robo de más de 60 toneladas de cereal. El hecho fue cometido durante diciembre de 2012, en un predio rural ubicado entre las localidades de Trebolares y González Moreno, que perjudicó a Rubén Marcelo Marcos y a José María Gorostiaga. 

Los acusados se abstuvieron de responder a las preguntas de la Fiscalía y negaron su participación en el episodio. El testimonio más amplio fue el que brindó Hernán Medina, que se desempeña en la División Criminalística de la Unidad Regional II, y que trabajó en la investigación del ilícito. 

En el inicio de la audiencia, la Fiscalía, representada por Alejandro Gilardenghi y por Maximiliano Boga Dohyenard, narró que los hechos que se investigan ocurrieron durante la noche del 11 de diciembre de 2012 y la madrugada siguiente, en un establecimiento agropecuario que está ubicado a la vera de la ruta provincial 4, sobre el kilómetro 7. 

En ese lugar, las personas que llevaron a cabo la maniobra delictiva, tras dirigirse hacia donde estaban los silobolsas, robaron más de 60 toneladas de soja, que habrían transportado en al menos tres camiones, uno de los cuales, de marca Scania, que habría sido conducido por Soler, uno de los imputados. 

Además el fiscal indicó que para la concreción del robo, se utilizaron dos automóviles de alta gama, un Volkswagen Passat y un Honda Civic, que habría manejado una persona de apellido Biey, que permanece prófuga. 

Al momento de calificar al hecho, Gilardenghi indicó que se trata de un robo calificado por haber sido cometido en despoblado y en banda, aunque el defensor de los dos acusados, Julio Ballari, no compartió esta calificación. 

Negaron los hechos 

Correa negó haber sido uno de los autores del robo e indicó que en ese momento estaba en su domicilio particular, en la localidad santafesina de Venado Tuerto. Además dijo que Biey usó un teléfono que estaba a su nombre y que por ello se lo incrimina. 

En tanto, Soler manifestó que es camionero de profesión, y se refirió a un llamado telefónico a través del cual le encargaron un viaje, aunque dijo que por diferentes motivos, nunca se concretó y que no se llevó la soja del campo. 

Luego la Fiscalía ofreció el testimonio de uno de los damnificados, Rubén Marcelo Marcos, quien señaló que entre el cereal robado y los daños causados en el establecimiento, las pérdidas se calcularon en una suma cercana a los 160 mil pesos. Además sostuvo que se llevaron del campo una cantidad superior a las 80 toneladas de soja, y que debieron precisar al menos tres camiones para transportarlas. 

Marcos también explicó que tras el robo, a través de un acuerdo que lograron con una de las personas que estuvo imputada en el inicio de la causa, recibieron una "reparación integral" que logró cubrir las pérdidas materiales. 

Declaración policial 

El testimonio más amplio fue el que ofreció el oficial Hernán Miranda, quien trabajó en la investigación del hecho. El trabajador policial indicó que la tranquera de uno de los accesos al campo, había sido violentada y reconoció en la sala de audiencia, algunos elementos, como correas y un pomo de grasa, que se habrían sido utilizados en el chimango que se uso para extraer el cereal. 

Además se refirió al testimonio que le brindó el trabajador de un bar de la zona, donde habría estado uno de los imputados, y reconoció a través de fotografías y de un registro fílmico, los vehículos que habían participado del hecho. 

El defensor de los acusados, Julio Ballari, interrogó a Miranda sobre el motor del chimango, que no fue encontrado, y también lo indagó sobre la identificación de los vehículos. El letrado pidió al investigador que certificara si los vehículos secuestrados habían estado en el lugar del hecho y cuestionó la identificación de los rodados a través de las cámaras de seguridad de González Moreno y de General Villegas. 


LA ARENA

No hay comentarios:

Publicar un comentario